Ir al contenido principal

Educación sexual: por eso merece la pena darse un atracón

Educación sexual: por esto merece la pena darse un atracón

La comunidad de fans de la serie de Netflix "Sex Education" no deja de crecer. Cada vez más gais (y, por supuesto, también heterosexuales) pueden emocionarse con las aventuras de Otis, el hijo de un terapeuta sexual.

Quizá precisamente porque en la serie se presentan tantos puntos de vista, "Educación sexual" goza de gran popularidad no sólo entre los espectadores más jóvenes (a partir de los 16 años).

¿Cuál es el atractivo de la "Educación sexual"?

Como ya se ha mencionado, son, entre otras cosas, los numerosos personajes los que hacen de la serie un verdadero punto culminante. Los contrastes entre los distintos personajes proporcionan giros especiales una y otra vez y hacen que al espectador le resulte difícil desconectar.

Especialmente interesante: Otis, que se considera a sí mismo extremadamente tímido, es hijo de un conocido terapeuta sexual. En algún momento, sin embargo, el hijo decide ofrecer él mismo asesoramiento en su escuela. Otis trabaja en la clandestinidad, pero a lo largo de las dos primeras temporadas se enfrenta a una gran variedad de problemas.

Debido a su éxito, la serie ya va por su tercera temporada en Netflix.

Cualquier cosa menos "American Pie" - "Sex Education" impacta

Cuando piensas en adolescentes, sexo y sentimientos en un instituto, inevitablemente piensas en "American Pie". Pero "Sex Education" es diferente. Muestra problemas y retos reales a los que tienen que enfrentarse tanto los adolescentes como los jóvenes adultos. Hete así como gaya la que se enfrentan los adolescentes.

No importa si eres gay, tu mejor amigo o la chica a la que todos llaman "Zorra": todos ellos desempeñan un papel importante dentro de la trama de la exitosa serie. Al mismo tiempo, ofrecen a los espectadores la oportunidad de identificarse un poco y preguntarse qué papel desempeñan el sexo, la pasión y la tolerancia en sus propias vidas.

INTERESANTE PARA TI:
Los 4 regalos de aniversario más bonitos

Las críticas de las dos primeras temporadas también fueron mayoritariamente positivas. Si se toma un poco de tiempo, se dará cuenta rápidamente de que se trata de algo más que de pechos desnudos. La serie trata de problemas a los que sin duda se han enfrentado todas las personas que alguna vez se han buscado a sí mismas.

¿Quién debería ver "Educación sexual"?

Que a un espectador le guste o no la serie "Educación sexual" depende, como siempre, de sus gustos personales. En general, por supuesto, nadie debería tener problemas en ver pechos y otros "hechos desnudos" o escuchar temas picantes.

Porque de eso se trata. Se trata de cruzar fronteras conscientemente y conocer nuevos mundos. Los distintos personajes parecen un poco exagerados de vez en cuando. Sin embargo, este aspecto es también lo que hace que la serie sea tan atractiva.

En resumen: si te apetece:

  • una mirada más allá del horizonte
  • soluciones individuales a los problemas sexuales
  • actores atractivos
  • argumentos interesantes
  • escenas sexy (a partir de 16)

deberían darle una oportunidad a "Educación sexual".

Sin embargo, es probable que pase algún tiempo antes de que se emita la tercera temporada. Actualmente, varios medios hablan de enero de 2021. Sin embargo, es posible que esta fecha se retrase aún más, pues el pasado ya ha demostrado que el virus corona no se detiene en la industria cinematográfica. Muchas producciones, entre ellas "The Walking Dead", ya han tenido que detener su rodaje. Esta suerte también podría correr "Sex Education". Hasta el comienzo de la tercera tanda, los fans tendrán que conformarse con las dos temporadas anteriores.

INTERESANTE PARA TI:
El primer príncipe azul (Nicolas Puschmann) vuelve a estar soltero

También te puede gustar: ¿Más posibilidades de ligar gracias a un perro?

 


No hay comentarios disponibles


¿Tienes una pregunta o un deseo sobre un artículo? ¡Escríbenos!

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Los campos obligatorios están marcados *.

*
*