Ir al contenido principal

El curso tradicional sigue siendo - homo - y las personas bisexuales siguen sin poder donar sangre

Una bofetada verbal en la cara de muchos afectados: en 2021 volverá a ser más difícil para las personas donar sangre debido a su orientación sexual. En el pasado ya informamos de que siempre se discute hasta qué punto debe permitirse a gays y bisexuales donar sangre.

La decisión sobre una reforma adecuada se aplaza ahora hasta el año que viene. El 27 de enero de 2021 volverán a reunirse para reevaluar, en su caso, los criterios pertinentes. En un momento en que siempre se habla de "falta de reservas de sangre", algo inimaginable para muchos.

Actualmente (y también en un futuro próximo), los hombres homosexuales tienen que pasar un año en el "Celibato"para poder donar sangre. Aunque es comprensible que el sistema de salud pública -debido a Corona- se centre en la lucha contra el virus, no deben olvidarse los aspectos importantes que rodean a la prohibición de donar sangre.

Según el ministro de Sanidad, Jens Spahn, la seguridad es la máxima prioridad. Sin embargo, sigue siendo cierto que la orientación sexual de una persona no debe calificarse de comportamiento de riesgo. La normativa actual, sin embargo, defiende exactamente lo contrario. Porque: en su base, se atribuye a los hombres homosexuales un mayor riesgo de ser portadores del virus de la IH.

¿Escasez de donantes de sangre o normativa obsoleta?

Parece abstruso: mientras tanto -en parte debido a la crisis de Corona y a la poca disposición de la gente a donar sangre- las reservas de sangre son cada vez más escasas y cada donación debería valer su peso en oro.

INTERESANTE PARA TI:
Pocher y Papa en la carretera

El hecho de que la decisión sobre si debe haber "mejoras" en este ámbito se haya pospuesto una y otra vez en el pasado. Esto es precisamente lo que molesta no sólo a los Escenasino también muchos responsables.

Consideran que los hombres que no pueden donar sangre debido a su orientación sexual no sólo son discriminados, sino también estigmatizados. Se les atribuye -de forma más o menos directa- una enfermedad que pueden (o al menos es muy probable) que no padezcan.

En cambio, sí tendría sentido arrojar luz sobre el comportamiento de riesgo básico de cada persona, aunque sea heterosexual, por ejemplo. Sin embargo, no existe ninguna normativa al respecto. En Alemania, cualquier persona heterosexual puede donar sangre sin mayores complicaciones.

¿Modelo en el extranjero? - ¿Cuál es la situación en otros países?

Aunque Alemania aún no ha conseguido eliminar su prohibición de donar sangre, otros países ya han dado un paso más.

España, por ejemplo, ha decidido que el "permiso de donación de sangre" dependa del mencionado comportamiento individual de riesgo, independientemente de que sea homosexual o heterosexual.

Francia adopta aquí una postura intermedia. Homosexual o bisexual no tienen que esperar 12 meses, sino "sólo" cuatro meses hasta que se les permita donar después de mantener relaciones sexuales. Pero seamos sinceros: ¿quién viviría voluntariamente en abstinencia durante cuatro (o incluso 12) meses para que luego "graciosamente" se le permitiera donar sangre? Desde luego, es comprensible y absolutamente humano que en algún momento surja el desafío según el lema "¡Muy bien, entonces no lo hagas!

¿Por qué es discriminatoria la prohibición de donar sangre?

La discriminación en relación con la prohibición vigente de donar sangre para personas bisexuales y homosexuales se manifiesta a varios niveles. Ante todo, resulta confusa la desesperación de los responsables, por un lado, por no disponer de suficientes reservas de sangre y, por otro, el "¡No!" categórico a las personas homosexuales que desean donar.

INTERESANTE PARA TI:
El Papa Francisco II quiere más derechos para los homosexuales

Además, un vistazo a las estadísticas muestra que a finales de 2018, aproximadamente 88.000 personas homosexuales y heterosexuales vivían con el VIH en Alemania. Asumir aquí que la enfermedad solo puede afectar a los homosexuales no solo es poco científico, sino también ingenuo.

Un examen más detenido del riesgo individual de cada persona dispuesta a donar ayudaría sin duda en este sentido. Sin embargo, acortar el periodo de espera para los donantes homosexuales sería sin duda un paso en la dirección correcta para enviar una señal positiva.

 

También interesante: Cada vez más gente vuelve a escribir diarios


No hay comentarios disponibles


¿Tienes una pregunta o un deseo sobre un artículo? ¡Escríbenos!

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Los campos obligatorios están marcados *.

*
*